Supera tu ansiedad

ansiedad

 

 

 

 

 

 

 

 

Si eres una persona que tienes preocupación constante por casi todo, pensamientos negativos, problemas para dormir, dolor psíquico, dolor físico, tensión, etc, es muy probable que en cualquier momento sufras una crisis de ansiedad. Piensa que después de los trastornos por depresión, los de ansiedad son el grupo de patologías más frecuentes entre las personas.

¿Es normal un cierto grado de ansiedad?  Ante una amenaza, nuestro cuerpo se alerta para la lucha. Pero el problema aparece cuando realmente aquella amenaza todavía no existe en la realidad,  o bien si la hemos percibido en un grado mucho mayor de lo que será en la realidad.

Hay muchas personas que están casi siempre ansiosas, que viven atrapadas por el miedo, por lo que su ansiedad ya no es una reacción útil y controlada, sino que se convierte en un problemático estilo de vida.

Existen otros trastornos de ansiedad, como las fobias a los espacios abiertos, a las cucarachas u otros animales,la fobia social, el trastorno obsesivo-compulsivo, o el trastorno de angustia (ataques de pánico repetidos con frecuencia), entre muchos otros.

Un ataque de ansiedad es muy desagradable ya que el corazón se desboca, cuesta respirar, la mente se paraliza…, todo lo cual nos lleva incluso a pensar que estamos cerca de la muerte.

Las personas ansiosas dan muchas vueltas a las cosas, son poco flexibles y perfeccionistas y siempre esperan lo peor de cualquier situación. Muchas de ellas además sufren depresión, que es una consecuencia de las limitaciones vitales que genera la ansiedad.

La ansiedad secuestra a la voluntad y el comportamiento, pero también al cuerpo, ya que en las personas con un trastorno de ansiedad sus mecanismos cerebrales de ansiedad se activan con más intensidad y durante más tiempo, lo que castiga al organismo y debilita el sistema inmunitario, encargado de protegernos de enfermedades. Por ello, las personas propensas a sufrir ansiedad tienen un riesgo mayor de presentar problemas cardíacos y de hipertensión.

En este tipo de personas es frecuente el somatizar, es decir, que tienen problemas físicos que en muchos casos en su raíz están causados por la ansiedad, tales como dolor de cabeza por tensión cervical, dolor muscular, mareos, gastritis, síndrome del colon irritable, caída del cabello, o problemas de piel.

Otros problemas como tener dolor de espalda, picor en brazos y cuello,  costarnos trabajar, no dejar de rascarse, estar más nervioso, o tensión en la espalda, son probablemente, otros ejemplos de somatización de la ansiedad.

Por otro lado, las personas con enfermedades físicas crónicas tienen entre tres y cuatro veces más de riesgo de sufrir ansiedad o depresión, y hay patologías que aunque  no están causadas por la ansiedad pueden verse agravadas por ésta, como la hipertensión, el asma o las enfermedades cardiovasculares.

Si te encuentras entre alguno de estos supuestos, acude en principio a tu médico de atención primaria. Sólo los casos más graves se derivan al psiquiatra. La terapia psicológica ayuda a gestionar y debes cambiar  los pensamientos negativos por positivos y aprender a relajarte.

Con seguridad el ejercicio físico regular, buena alimentación, evitar bebidas estimulantes (con cafeína, teína, cacao) y el alcohol,  así como seguir unos horarios regulares para dormir, son una excelente terapia a la mano de cualquiera.

Recuerda y aplica estos buenos consejos, seguro que te sentirás mejor.

Sobre adminlovexplorer

LOVEXPLORER es una web indicada para todas aquellas personas que buscan una relación de pareja o amistad en la red.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>